0%

Los requisitos básicos para curación II

Programa: Reflexión sobre los Libros Azules


Lista de tracks:


Los requisitos básicos para curación II

Reflexión sobre los Libros Azules

Sumar a la lista de reproducción

Reseña:


 

 

Hoy, la puerta que se abre admitirá al hombre en un mundo de significado —un mundo que es la antecámara del mundo de causas. Efecto, Significado, Causa. En estas tres palabras tienen la clave del desarrollo de la conciencia del hombre.

 

La mayoría de los hombres vive hoy en el mundo de efectos y no tiene la menor idea de que ellos mismos son efectos. Unos pocos ahora están comenzando a vivir en el mundo de significado, mientras que discípulos y esos funcionando en el mundo de la Jerarquía se percatan, o continuamente llegan a percatarse, de las causas que producen los efectos que significado revela. Es por esta razón que ahora podemos empezar a considerar los requisitos básicos que el hombre debe cumplir antes de que pueda avanzar por el sendero de futuro esclarecimiento.

 

Este esclarecimiento muy necesariamente eliminará todo temor a la muerte y lidiará con ese tema que durante tanto tiempo ha empujado a la humanidad hacia las profundidades de la desesperación y del temor.

 

También me refiero a las requeridas actitudes que deben conciencializar aquellos que buscan curación, superar la enfermedad y la cura de males corporales, y con las cuales deben lidiar, principalmente en líneas mentales. Estos requisitos evocarán la atención mental del agente curador y del paciente. También se refieren al hombre como un todo.

 

Generalmente se ha supuesto que el principal prerrequisito para el arte de curar es fe. Pero no es así. Fe poco tiene que ver con ello. Curación depende de ciertos factores vitales y básicos en los cuales la fe no tiene cabida en absoluto. Frecuentemente el esfuerzo del paciente para obtener fe va en gran detrimento de su liberación de las dificultades que residen entre él y completa curación. Cuando Cristo tan frecuentemente enfatizaba fe (o más bien esa cualidad que es traducida como fe en nuestras Sagradas Escrituras occidentales), se refería en realidad a aceptación de la ley, a un reconocimiento sobre todo de karma, y a un conocimiento de destino divino. Esto, si es captado, ocasionará una nueva actitud, tanto hacia Dios como hacia la circunstancia. Los prerrequisitos que quisiera enfatizar podrían ser enumerados como sigue:

 

  1. Un reconocimiento de la gran Ley de Causa y Efecto, si es posible. Esto no siempre es posible al tratar con los totalmente no esclarecidos.

 

  1. Correcta diagnosis de la enfermedad por un clínico competente, y más tarde por un clarividente espiritual, cuando esa capacidad es desarrollada por el curador iniciado.

 

  1. Una creencia en la ley de Karma inmediato. Por esto quiero significar una capacidad, por parte del paciente o del curador, de saber si el destino del paciente es ser curado o bien debe ayudárselo a hacer la gran transición.

 

  1. Una disposición a reconocer que curación podría ser perjudicial y básicamente indeseable desde el punto de vista del alma. Las personas a veces son curadas por la potencia del curador cuando su destino no es reanudar activo vivir en el plano físico.

 

  1. La activa cooperación de curador y paciente —una cooperación basada en mutua comprensión.

 

  1. Una determinada aquiescencia, por parte del paciente, de aceptar cualquiera pueda ser la demostrada voluntad del alma. Esto podría denominarse una expresión de divina indiferencia.

 

  1. Un esfuerzo, de parte tanto del curador como del paciente, por expresar completa inofensividad. El valor de esto merecerá cuidadoso pensamiento. Se refiere básicamente a la relación de ambas partes con sus asociados.

 

  1. Un esfuerzo por parte del paciente (a menos que esté demasiado enfermo) para adaptarse y corregir esos aspectos de la naturaleza y esas características que podrían militar en contra de la correcta percepción espiritual. Este es uno de los significados ocultos en la frase, el “trabajo de restitución”, aunque no el significado más importante.

 

  1. La deliberada eliminación de cualidades, líneas de pensamiento y de deseos que puedan impedir la afluencia de fuerza espiritual —una fuerza que podría integrar más estrechamente al alma con el cuerpo en los tres mundos e inaugurar una renovada expresión de vida, o que podría integrar al alma con su fuente de emanación e iniciar una vida renovada en niveles del alma. Esto, por lo tanto, afecta la relación del paciente con su alma.

 

  1. La capacidad tanto del curador como del paciente para integrarse en el alma grupal con la cual están subjetivamente afiliados, y la integración en otros casos de la personalidad y el alma, y, si han alcanzado la necesaria etapa de desarrollo, integrarse ambos más estrechamente en el grupo ashrámico del Maestro.

 

Estos diez requisitos pueden parecer simples pero de ninguna manera lo son. Superficialmente parecería que tratan de carácter, cualidad y capacidad; fundamentalmente, conciernen a la relación de alma y cuerpo y tratan de integración o abstracción. El objetivo que subyace en ellos es en todo caso establecer un rapport ininterrumpido entre el curador o el grupo de curación y el paciente que está recibiendo la atención científica del agente curador —grupal o individual.

 

Efecto, Significado, Causa. En estas tres palabras tienen la clave del desarrollo de la conciencia del hombre.

* * *

¿Les sorprendería si dijera que de acuerdo a la Ley se puede “interferir el karma”? Las grandes leyes pueden ser trascendidas y a menudo lo han sido en el pasado, y en el futuro lo serán con más frecuencia. La Ley de Gravedad es contrarrestada y trascendida, frecuente y diariamente, por un avión en vuelo.

 

La energía de la fe puede poner en movimiento energías superiores que rechacen o retarden la enfermedad. El tema de la fe y su significado y potencia vitales es tan poco comprendido como la Ley del Karma.

 

No puedo explayarme más sobre este vasto tópico, pero he dado suficiente como para que reflexionen.

 

 

Extraído de: Un Tratado sobre los Siete Rayos – Tomo IV “Curación Esotérica”, Alice A. Bailey.

(Escuchado/descargado 15 veces, 1 visitas hoy)
COMPARTIR

Detalles:


Descubrir más
Jugar Cubierta El Título De La Pista
La Pista De Los Autores